top of page

5 respuestas para alcanzar reglas sanas en la empresa familiar

Por: Daniel González García Centro de Investigación y desarrollo del IMMPC


La permanencia de la empresa y la sana convivencia de los familiares que trabajan en ella, son los objetivos principales del Protocolo Familiar. Conoce este instrumento y aplícalo.


Toda empresa familiar necesita funcionar en base a reglas, mismas que nos otorgarán orden en la corporación y certeza de que ni el negocio será motivo de conflicto en la familia ni la familia en la sociedad empresarial. Dichas reglas se denominan Protocolo Familiar.


Desde el punto de vista jurídico, el Protocolo Familiar es un contrato de adhesión en el cual se expone la voluntad de las partes para llegar a determinado fin. Le llamamos contrato de adhesión porque la voluntad es unilateral: el fundador estipula las condiciones hacia los demás miembros que decidan tener intervención en la empresa y estos, si están de acuerdo, se estarían adhiriendo a dichas condiciones sin poder plantear cambio alguno.


Las partes de dicho contrato serán los miembros de la familia que hubiesen fundado la empresa (generalmente es uno y es el padre de familia) y que determinarán en dicho instrumento los alcances que tendrán los demás miembros de la familia que deseen intervenir en el desarrollo de la misma.

El finalidad de tal contrato es la permanencia de la empresa y la sana convivencia familiar dentro de la misma, nunca perdiendo de vista que su fin primordial es que nuestro negocio perdure.


Desde el punto de vista social o familiar, debemos entender este instrumento como "las reglas del juego " o bien, verlo como un código de conducta a nivel personal y también a nivel familiar en función de la empresa en la que habrán de desempeñar sus funciones los miembros de la familia que así lo decidan.


Conócelas.





Contrato a la medida


1. ¿QUÉ ASPECTOS REGULA EL PROTOCOLO FAMILIAR? Al tener una naturaleza contractual, el Protocolo debe “hacerse a la medida” o conforme a las necesidades de quien lo solicita. Dependerá de las condiciones de la familia y los aspectos que logre abarcar que son, por ejemplo:

  • Quién entra y quién no entra a la empresa (¡No quiero yernos ni nueras!, ¡Negocios son negocios y familia es familia, que nadie se meta en mi empresa! ¿En mi empresa familiar debo y puedo contratar a un amigo, sólo porque es mi amigo? ).

  • Quienes pueden aspirar a determinado cargo o tenencia accionaria (distinguir familiares, familiares dueños, no dueños e incluso accionistas ajenos a la familia si ese fuera el caso).

  • Cuáles serán los paquetes de compensación y beneficios. (¿Los familiares merecen más y mejores prestaciones que otros trabajadores por el simple hecho de serlo? ¿Se deben pagar las escuelas de los hijos o los nietos como prestaciones de la empresa familiar?).

  • Transmisión de acciones. (¿La tenencia accionaria se podrá vender, donar, legar o ser parte de una masa hereditaria? ¿Debe prevalecer el derecho del tanto entre accionistas? ).

  • Como se llevará a cabo la sucesión cuando el fundador de la empresa decida retirarse (¿Quién o quiénes se quedarán en su lugar? ¿algún familiar está capacitado? ¿Es más conveniente que sea un tercero el director y la familia dueña de la empresa?)

  • Cada familia es diferente y en razón a ello el protocolo familiar no puede ser el mismo de una empresa familiar a otra. Las políticas y decisiones tomadas en el protocolo son muy particulares y personales pues no todas las empresas adolecen de lo mismo, de igual manera las familias, por ello es indispensable que sea “hecho a la medida”.



2. ¿CUÁNDO DEBO INICIAR CON EL PROTOCOLO FAMILIAR DE MI EMPRESA? Es aconsejable que se lleve a cabo antes de que el primer miembro de la familia se incorpore a la empresa, incluso desde la fundación si se actualiza el supuesto de que intervengan dichos miembros, de esta manera las reglas del juego estarán claras desde un principio y no habrá cabida a conflictos o malos entendidos laborales y familiares.

Cuentas claras: familia y amistades largas



3. ¿POR QUÉ ADOPTAR UN PROTOCOLO FAMILIAR? Las razones son diversas al igual que los beneficios que se obtendrían, sin embargo todo el tema del Protocolo Familiar obedece a un origen fundamental que es el de la prevención.

Todos hemos escuchado más de alguna vez en el ámbito médico, por ejemplo, sobre miles de casos en los que se pudo haber llegado a una cura si el padecimiento se hubiese detectado a tiempo. En muchos de estos supuestos no se presenta el desconocimiento de los síntomas sino la desidia y el “luego voy”. El “se me quita solo” y también el “no pasa nada, yo no lo necesito, todavía puedo”. Es esta misma constante la que se hace presente en nuestras empresas familiares y termina con consecuencias serias, si no es que desastrosas, tanto en la empresa como en la familia.

Es por lo anterior que debemos ser previsores. Seamos objetivos y racionales: previniendo conflictos gozaremos más nuestra empresa familiar y la convivencia entre los miembros de la familia será más saludable.



4. ¿QUÉ BENEFICIOS OTORGA EL PROTOCOLO FAMILIAR? Otorga al dueño diversos elementos de valor agregado como lo son seguridad, control, armonía. Certidumbre y uno de los elementos más buscados por el padre de familia y empresa: tranquilidad.



5. ¿CÓMO FORMULAR EL PROTOCOLO FAMILIAR PARA MI EMPRESA? Es necesario acudir con un profesional consultor de negocios especializado en empresas familiares, platicarle sobre nuestra empresa, nuestras inquietudes y sobre lo que queremos lograr. Él nos dará el mejor consejo y un panorama más amplio sobres las consecuencias y alcances de lo que implementamos, de esta manera podremos concretar nuestro Protocolo Familiar “hecho a la medida”.


Si quieres conocer más acerca de esta tendencia, te invitamos a participar en nuestro Seminario de Institucionalización de Empresas Familiares.

104 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page